Recientes

6/recent/ticker-posts

Los riesgos de las distopías


Si nos preguntaran qué imagen tenemos de la ciudad donde vivimos, ¿qué responderíamos? Si nos dijeran que escribiéramos lo que ésta representa para nosotros y cómo la imaginamos en unos años, ¿qué escribiríamos? ¿Crees que si comparáramos las respuestas de muchos tendríamos más similitudes que divergencias?

Por lo general el hombre crea su propio constructo de acuerdo a lo que percibe, recuerda y aspira, y con ello estructura propósitos de vida. Nuestro cerebro necesita crear un sentido de pertenencia a una sociedad imaginada sobre el que se sustenta un proyecto colectivo y se toman decisiones, pues al fin de cuentas las sociedades tienen pasado, presente y futuro, que a diferencia de las personas, trasciende el ciclo de vida de los individuos que la conforman.

De modo semejante a como un individuo construye durante su vida una personalidad que lo caracteriza con arreglo a sus vivencias y aspiraciones, una determinada comunidad construye su propio temperamento e idiosincrasia que le confiere su distintivo particular. Esto, en esencia, trasmite identidad y sentido de pertenencia y moldea las conductas sociales.

De esta forma, la vida de los individuos adquiere una perspectiva más amplia que la de sus intereses particulares y la del bienestar de su círculo inmediato. Esta cualidad se expresa por medio de una narrativa que se torna en común denominador para los pobladores de un territorio. En la medida que ésta sea mayor más fuerte serán los vínculos entre las personas, más dinámica su articulación social y más definida su identidad. Es por esto que las sociedades que disponen de narrativa están integradas por personas que trascienden su propio yo para asumir aspiraciones colectivas.

Individuos de ciudades sin narrativa son ciudadanos que carecen de propósito superior, sin noción del interés público, egoístas y afines a la anarquía, con habilidades para sacar ventaja de la ausencia de reglas. Su actuación se rige por el principio de que todo lo que no está prohibido es permitido, sus derechos superan los derechos de los demás y sus deberes son prácticas en desuso.  Hacen parte de sociedades fundadas en la anomia con esbozo de una ética sin obligación ni sanción que conduce al colapso de la gobernabildiad donde todo comportamiento social es válido.

De ahí que los síntomas de la anomia social sean observables en manifestaciones como la compra de votos y la propensión a votar a cambio de un empleo o beneficio individual, en la violación de las normas de tránsito, en el descuido e invasión del espacio público, en la naturalidad con que se evaden las responsabilidades cívicas, en la falta del ejercicio de la autoridad, en la forma en que se contamina el ambiente, en la extensión generalizada de la corrupción, en la falta de legitimidad de los gobiernos y en la práctica de la ilegalidad como patrimonio del oportunista.

Estas son algunas de las expresiones que se observan en las sociedades abrazadas por el irrespeto a las normas y a la ética pública, sendero que solo conduce a peligrosas distopías.

Armando Rodríguez Jaramillo
@arj_opina


  


Publicar un comentario

0 Comentarios