Recientes

6/recent/ticker-posts

¿Para qué andenes táctiles?

El Conpes 3872 denominado Sistema de transporte público de pasajeros para la ciudad de Armenia, publicado el 16 de marzo de 2009, puso a pensar a los armenios con la modernización de su ciudad al enunciar un plan de obras que incluía la renovación y construcción de andenes en el centro, calle 21 al occidente y calle 50, senderos que enhorabuena fueron diseñados y construidos como espacios públicos incluyentes pensando en los invidentes, discapacitados y madres con niños de coche.

Esto dotó a Armenia de andenes táctiles, me refiero a las baldosas direccionales de color gris oscuro que forman una franja entre las fachadas y el sardinel, y que sirven para que los invidentes caminen en línea recta por el centro de la acera de forma segura, sin desvíos, hasta las esquinas donde están las rampas dotadas de baldosas de advertencia, de color gris oscuro, con puntos protuberantes que sirven para alertar al invidente de algún tipo de peligro como el borde de un andén, presencia de escaleras o cruce de calle por una cebra. Estos planos inclinados a su vez sirven a los que necesitan cruzar la calzada en sillas de ruedas y con coches de niños.

Pero luego de este gran avance de ciudad es desconcertante ver la indolencia y falta de civismo que nos aqueja, así como el limitado ejercicio de la autoridad. Parece que no es suficiente con tener que soportar in sécula seculórum la invasión de aceras por vendedores ambulantes y estacionarios, sino que ahora hay que aguantar que obstruyan las baldosas direccionales y las rampas en las esquinas, inaceptable conducta que se suma a la de los conductores que estacionan sus vehículos frente a estas rampas, hechos que obligan a invidentes y discapacitados a transitar por verdaderos senderos con obstáculos. Y pensar que esto ocurre todos los días en las narices de las autoridades sin que haya reacción concluyente para poner orden.

Y como si fuera poco, no hay una sola cuadra en el centro, con andenes construidos por la empresa Amable, en las que una buena parte de las baldosas direccionales y de advertencia no hayan sido levantadas por la EDEQ y EPA para la construcción de cajas y colocación de tapas de redes subterráneas y medidores. Entonces, ¿qué sentido tuvo haber dotado a la ciudad de andenes táctiles para ciegos y discapacitados si luego, de forma incomprensible, las empresas de servicios públicos domiciliarios destruyen lo que se hizo con intervenciones que nos retroceden a los andenes convencionales?

Un gran servicio se le prestaría a la ciudad si se ejerciera de forma efectiva el desalojo de todo el que ocupe con ventas ambulantes las baldosas direccionales y de advertencia que son necesarias para las personas con movilidad limitada, si se multa sin consideración a los que estacionan vehículos taponando las rampas en las esquinas, si se ordena a las empresas de servicios públicos resarcir los daños causados sobre los andenes incluyentes que con mucho esfuerzo se construyeron y si se pintan estas baldosas con color amarillo como está estandarizado en ciudades japonesas.

Armando Rodríguez Jaramillo 

Publicar un comentario

2 Comentarios

  1. Saludos

    Don Armando.

    Los andenes táctiles son esas estructuras urbanas incluyentes, sin embargo el público no está bien informado del asunto, lo cual se hace necesario, casi urgente, que el municipio por medio de una campaña enseñe a la sociedad a hacer buen uso de esos espacios.
    Muy interesante la nota.

    Abrazos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Así es Diego, nunca se hizo un proceso de pedagogía ciudadana

      Borrar