Recientes

6/recent/ticker-posts

Reflexiones acerca de la visión del Plan de Desarrollo


La visión de un plan de desarrollo es una narrativa que contiene la promesa de valor de un gobierno. Es la expectativa realista, ojalá ambiciosa, de lo que se espera al final de su mandato y que lo compromete con políticas, programas y proyectos para lograr lo que se propone.

De ahí que me propongo hacer algunas consideraciones sobre la visión (artículo 3) del proyecto del Plan de Desarrollo del Quindío 2020 – 2023 con base en las siguientes premisas: (a) la realidad que nos plantea el COVID – 19 con la suspensión de numerosas actividades productivas, el cierre de empresas y la pérdida de empleos lo que nos pone ante el imperativo de la reactivación económica; (b) una mirada más integral y ambiciosa del desarrollo productivo local.

Si bien creo que la visión del Plan es coherente en su construcción y está dotada de valiosos elementos en lo social, productivo, cultural y ambiental, me permito exponer cuatro reflexiones generales:

PRIMERA REFLEXIÓN: Reactivación Económica. La visión del Plan debe estar conectada con el COVID – 19 y el riesgo latente de una recesión económica, algo para lo que no estamos preparados. Esta inesperada realidad amerita que se incluya que en 2023 los resultados del Plan de Desarrollo se materializarán en la recuperación de las empresas, el empleo estable y el ingreso como condiciones para contrarrestar la pobreza y recuperar la calidad de vida y el bienestar de la población.    

SEGUNDA REFLEXIÓN: Sectores productivos. Hoy reconocemos como error histórico el haber concentrado la economía en el monocultivo del café, modelo que de alguna forma se viene repitiendo con el turismo, sin atender que las regiones con economías diversificadas cuentan con una mayor capacidad de respuesta ante las crisis. En este orden de ideas, al plantear en la visión del Plan una sociedad «productiva y competitiva a partir de la agroindustria, los servicios, el potencial TIC y el turismo» se dejan por fuera importantes sectores estratégicos que a continuación menciono:

a) Agropecuario: Aunque estén estrechamente relacionados, una cosa es la agroindustria y otra el sector agropecuario. El Quindío podría tener instalaciones de procesamiento de frutas, verduras y carnes producidas en departamentos vecinos aprovechando su posición geográfica y conectividad, pero al tiempo hay necesidad de fortalecer las actividades agrícolas y pecuarias nuestras, que en 2018 representaron el 15,9 % del PIB, con el propósito de articularlas como proveedoras de una poderosa cadena agroindustrial.

b) Manufactura: En este sector hay industrias intensivas en mano de obra como muebles, curtiembres, metalmecánica y confecciones que, junto a la construcción, representaron en 2018 el 14,2 % del PIB departamental y sumaron en 2019 el 12,9% de las empresas registradas en la Cámara de Comercio.

c) Servicios logísticos de carga: La logística gana especial relevancia con la culminación de la doble calzada Cajamarca – Calarcá, el Túnel de La Línea y la ampliación del aeropuerto internacional El Edén. Estas infraestructuras, y otras como la doble calzada Calarcá – La Paila y la reactivación del transporte ferroviario con Buenaventura acrecientan el potencial del Quindío como centro de servicios logístico para carga de exportación e importación, en especial cuando la Encuesta Nacional Logística 2018 del DNP calificó al Eje Cafetero como la región de mayor puntaje en el ranking del Índice de Logística Regional.

TERCERA REFLEXIÓN: Globalización: El departamento debe abrirse a la internacionalización de su economía, no solo para el turismo, sino para que las empresas locales se integren a cadenas globales de valor, se aumenten las exportaciones, se aproveche la Zona Franca y se atraigan inversiones nacionales y extranjeras.

CUARTA REFLEXIÓN: Cuarta Revolución Industrial. Los pilares fundamentales de la sociedad del Siglo XXI para el desarrollo y el bienestar son: la investigación y generación de conocimiento, su transformación en tecnología y la cultura y apropiación de la innovación, trilogía que debe estar expresada en la visión.

Estos son, en suma, las cuatro reflexiones en torno a la visión del Plan de Desarrollo del Quindío que podrían darle más integralidad y alcance, y mayor fuerza en el propósito de recuperar la economía y dar el salto cuántico que necesitamos como sociedad.

Sin embargo, soy consciente que cambios en la visión de un plan de desarrollo podrían demandar ajustes en su contenido, pero estamos a tiempo de hacer complementos y mejoras, por lo que concluyo este ejercicio personal presentando como quedaría la visión del plan de ser incluidas las reflexiones esbozadas, aclarando que las palabras en negrillas son las que me atrevo a adicionar al texto original del artículo 13: 

ARTÍCULO 13. VISIÓN. El Plan de Desarrollo Departamental 2020 - 2023 “Tú y Yo somos Quindío” define como visión, que en el 2023 el Quindío será reconocido como: Una sociedad saludable y resiliente, pacífica e incluyente; equitativa y participativa; productiva y competitiva a partir de la agricultura y agroindustria, la manufactura, la construcción, los servicios, el potencial TIC, la logística y el turismo, basada en su cultura y capacidad emprendedora, y en el uso del conocimiento y la innovación. En un territorio interconectado y planificado desde sus condiciones ambientales y climáticas sostenibles, biodiversidad, y su riqueza eco sistémica, y orientado hacia un desarrollo sustentable e integral en el escenario de la globalización. Con una gestión eficiente y transparente, que construye capacidades a partir de la inteligencia de su territorio y la recuperación y potencialización de sus condiciones sociales y económicas.


Armando Rodríguez Jaramillo
@arj_opina

Publicar un comentario

2 Comentarios

  1. Un aporte interesante. Pero es una visión restrictiva de la situación porque extrapola la realidad actual y ofrece algunas esperanzas posibles pero incompletas: sin un diagnostico y una proyección por escenarios me temo que se escatiman las enormes posibilidades de una planificación participativa.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Tienes razón en parte, pero la realidad que los planes de desarrollo son de todo menos de desarrollo. En estos ejercicios de cuatro años no se hacen proyecciones de escenarios y la planificación participativa es de asistencia, no de participación.

      Borrar